¿De verdad sabes qué es la moda sostenible? El auténtico significado de vestir sustentable

Qué es la moda sostenible

La industria de la moda mueve 2,5 billones de dólares al año en el mundo. Sin embargo, una corriente dispuesta a cambiar números por valores inspira y enamora a sus clientes volviéndose cada vez más rentable. Lo has adivinado, se trata de la moda sostenible.

Slow fashion, moda ecológica, moda sustentable, moda saludable, moda lenta o moda ética. Bajo todos estos nombres, más o menos acertados, encontrarás moda sostenible. Pero, ¿qué es en realidad? ¿Cuál es la auténtica moda ética?

En este artículo voy a explicarte el verdadero significado de la moda sostenible y cómo tomamos partido desde Green Forest Wear. ¿Quieres descubrirlo? 

Moda sostenible contra fast fashion

Para comprender el concepto de slow fashion debes entender primero qué no es la moda sostenible.

Dicho de otro modo, veamos en qué se ha convertido la moda en los últimos 15 años. La respuesta es el fast fashion o moda rápida (algunos también lo llaman moda convencional pero prefiero pensar que dentro de poco lo convencional será la moda sustentable).

Si observas las cifras parece que no cuadran. Las estadísticas muestran que en 2008 dedicábamos el 9 % del presupuesto familiar a la compra de ropa y calzado (según el INE). Una década después el porcentaje se ha reducido al 5 %. Entonces, ¿compramos ahora menos ropa que antes?

Me temo que no. Compramos más ropa que nunca pero compramos más barato que en ningún otro momento de la historia. ¿Te digo por qué?

Así nació la moda rápida

El germen de la moda rápida se encuentra en la cultura de masas y en la sociedad de consumo. Con todo, su máxima activación no se origina hasta principios del siglo XXI. ¿Cuál fue su desencadenante? La apertura de los mercados asiáticos.

¿Cómo negarse a producir a precios ridículos aumentando el margen de beneficios? ¿Cómo decir que no a multiplicar las temporadas y a ofrecerte nuevas tendencias y productos cada semana? Todo parecen ventajas pero…

No se vieron las consecuencias o no se quisieron ver. La moda en poco tiempo pasó a convertirse en un producto de usar y tirar. Y si no, dime que alguna vez no has hecho algo como esto. Venga, que tiro yo la primera piedra:

Sábado noche. He quedado con unos amigos. Sí, él o ella también estarán. Ya siento ese cosquilleo, mariposas en el estómago. Necesito estar guapísima o guapísimo. Y ¿entonces?

ZARA está aquí al lado, voy corriendo y me compro algo. Eso de estrenar camisa hace que uno se sienta más atractivo y seguro (o eso nos han vendido). Con ese precio, si luego no me convence, la puedo tirar.

Grandes almacenes y cadenas de moda

El impacto negativo del fast fashion

Para que tú o yo podamos estrenar ropa cada semana y tirarla al mes siguiente se necesita multiplicar la producción y vender más barato. Obviamente sin perder beneficios. No, mejor aún, incrementándolos de manera exponencial.

Asia se lo puso en bandeja a las grandes y medianas cadenas de moda. Pero las consecuencias han sido muy caras para el medio ambiente, para la sociedad y para la economía:

  • Impacto medioambiental: en los últimos años la industria textil se ha convertido en la segunda más contaminante del planeta. La ONU califica la industria del fast fashion de emergencia medioambiental. Responsable del 20 % de las aguas residuales y del 10 % de las emisiones de carbono mundiales. Deforestación, pérdida de biodiversidad terrestre y acuática, toneladas de residuos ingestionables…, y así podría continuar.
  • Impacto social: deslocalización de la producción, pérdida de puestos de trabajo, disolución de valiosos gremios artesanos, talleres y tejedurías locales, explotación, inseguridad e insalubridad laboral.
  • Impacto económico: aumento de la desigualdad y la pobreza.

A pesar de todo, imagino que a estas alturas las cifras te dejan frío. Estamos hartos de escucharlas. De acuerdo, cambiemos entonces. Te voy a plantear algo diferente: ¿cómo es posible que esa camiseta que llevas puesta solo te haya costado 5 euros?

Trata de pensar qué hay bajo esos 160 gr. de algodón.

No, pero vete más allá de lo material. ¿Qué condiciones de trabajo o procesos de fabricación se han empleado para poder vendértela a ese precio?

Piensa en la persona que plantó y cultivó la semilla de algodón.
Piensa en la mujer que transformó la fibra en hilo.
Piensa en aquella que lo tejió para generar la tela.
Piensa en esa otra que lo cosió.
Piensa en aquel que lo empaquetó.
Piensa en ese otro que lo transportó.

Piensa que todavía nos faltan los diseñadores, economistas, publicistas, comerciales y dependientes.

Piensa que todo ese trabajo se ha pagado a 5 euros y no te olvides que de ahí hay que descontar impuestos y una buena rentabilidad para la marca.

Qué es la moda sostenible

Dicen que las ideas que surgen fruto de la necesidad resolviendo el problema, triunfan. Creo que la moda sostenible es un buen ejemplo de ello. Sin embargo, ¿conoces el origen, el auténtico significado y las implicaciones reales de la sostenibilidad aplicada a la moda?

Los precursores de la moda sostenible

Una raíz con mucho significado

¿Qué significa el término sostenible? ¿Se te ha ocurrido buscarlo en el diccionario? ¿Has buscado palabras sinónimas?

Yo lo he hecho, y qué curioso porque la palabra sostenibilidad, que viene de sostener, no es más que sujetar, soportar, equilibrar fuerzas. De eso va la sostenibilidad, de mantener el equilibrio de un sistema.

La compañía Acciona define muy bien el significado de desarrollo sostenible. Lo entienden como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones.

La economía, ¿siempre por delante?

Te comento otra curiosidad que te ayudará a entenderlo todo. Donde primero se empleó el concepto de sostenibilidad fue en la economía.

Buscaban un término para referirse al modelo de desarrollo al que debía aspirar nuestra sociedad, y la palabra sostenibilidad cumplía con los objetivos a la perfección. La ONG OXFAM Intermón define muy bien las claves de la sostenibilidad económica en este artículo.

Una mujer contracorriente

Para producir un cambio hay que hacer algo de forma diferente. ¿No estás de acuerdo? Esto es lo que hizo una inquieta mujer inglesa.

En 2007 nace el concepto de Slow Fashion de la mano de Kate Fletcher. Activista, escritora, amante de la naturaleza y de la vida, además de emprendedora. Lo suyo desde luego no era seguir la corriente y se convirtió en pionera.

Kate plantea que es posible producir ropa y vestirnos de forma responsable. La clave, según nos cuenta, está en utilizar el diseño para promover un cambio social. Una esperanzadora revelación que puedes conocer con más detalle en este artículo de Slow Fashion Next sobre Kate Fletcher.

Fashion Revolution

Seguro que ya has oído hablar de este movimiento, fundado por Carry Sommers, Orsola de Castro y Lucy Siegle tras la catástrofe del Rana Plaza.

Nadie esperaba _o quizá nadie quiso verlo_ que aquel 24 de abril de 2013 se fuera a derrumbar un edificio de 8 plantas en Dacca, Bangladesh. Una tragedia que acabó con la muerte de 1135 trabajadores y 2500 heridos del sector textil.

A partir de ese momento cada año se celebra el Fashion Revolution Day. Un día para canalizar la preocupación por la situación de la industria de la moda. 

Piensa en el planeta antes que en el beneficio económico

Los 3 elementos clave para una moda sustentable

En general, asociamos la moda sostenible con el cuidado del medio ambiente, pero la moda ética no es solo moda ecológica. Para garantizar el equilibrio de cualquier elemento necesitamos 3 pilares que lo soporten.

Los 3 elementos clave para una moda sustentable son: el cuidado del medio ambiente, el bienestar social y el crecimiento económico. Vale, de acuerdo, pero ¿cómo logramos que tu camisa cumpla con esos criterios?

En un momento lo veremos, pero primero déjame ver si soy capaz de darte una definición.

Definición de moda sostenible. Todo son beneficios

La moda sostenible, también llamada moda ética, sustentable o slow fashion, es una corriente de pensamiento, diseño, producción y uso de prendas o complementos basada en los siguientes criterios de valor:

  • Minimizar el impacto medioambiental para preservar y mejorar la salud del planeta.
  • Garantizar los derechos laborales primando la transparencia a lo largo de todo el ciclo de vida y recuperación de una prenda.
  • Instaurar una economía circular basada en el crecimiento cualitativo, competitivo, eficiente e innovador frente a al crecimiento únicamente cuantitativo.

Te aseguro que no ha sido nada fácil definir un concepto tan complejo. Ahora te toca a ti. Léela de nuevo y me dices si crees que falta algo o si después de releerla aún no entiendes nada.

Características de una prenda 100 % sostenible

Ahora sí, vamos a hacer ese pequeño ejercicio mental que te planteaba arriba. Quiero que te imagines una prenda sostenible.

Venga, elige una, yo voy a pensar en una sudadera con capucha como la que hemos diseñado aquí, en Green Forest. A continuación, voy a ayudarte a dibujarla y a colorearla contándote cada una de sus características y los beneficios que aporta. Nos va a quedar espléndida.

Sudadera con capucha Green Forest Wear modelo Hoddie Nature

Sudadera con capucha Green Forest Wear modelo Hoddie Nature. ¿Te gusta? Búscala en nuestra tienda online

Ecodiseño

Para crear una prenda sostenible hemos de partir de su diseño. Diseños pensados teniendo en cuenta 3 claves:

  • Filosofía Zero Waste: diseño y composición de patrones para aprovechar al máximo el tejido, evitando desperdicios. O recuperación de prendas antiguas que incrementan su valor a través del upcycling.
  • Filosofía Cradle to Cradle: elección de tejidos pensando no solo en reducir su impacto negativo, sino en aportar un impacto positivo. Tejidos orgánicos, compostables, reutilizados o creados a partir de desechos pero siempre monomaterial para facilitar su reciclaje. A día de hoy no existe ningún proceso que permita reciclar fibras mezcladas como por ejemplo el algodón o el poliéster.
  • Diseños atemporales y de calidad que se alejen de tendencias pasajeras y duren mucho más. Algo que no está reñido con la innovación, la creatividad, la personalidad y el estilo propio. En efecto, la moda sostenible se encuentra a la cabeza en innovación con el desarrollo de nuevos tejidos.

Fabricación

Esa sudadera con capucha de algodón de la que hablamos comenzó a cobrar vida a través de una simple semilla germinada. Después ha recorrido un largo camino hasta llegar a tus manos. ¿Habías caído en la cuenta?

Obtención de las materias primas

La base para la fabricación de cualquier prenda es un tejido. Hasta aquí nada que no supieras pero, ¿cuál es su origen?

Los tejidos provienen de fibras extraídas de vegetales, animales o materiales sintéticos. Una vez procesados a través de diversos métodos se convierten en las telas o pieles que componen nuestras prendas y complementos.

Para que los tejidos sean sostenibles su base material ha de ser alguna de las siguientes:

  • Fibras naturales como el algodón orgánico, el bambú, el cáñamo o el tencel, obtenidas mediante agricultura ecológica.
  • Pieles de curtición vegetal extraídas de ganadería ecológica libres de cromo.
  • Fibras naturales o sintéticas obtenidas a partir del reciclado de tejidos ya existentes o creadas a partir de desechos con procedencia diversa. En este caso es imprescindible minimizar el gasto energético, eliminar el uso de químicos tóxicos y evitar las emisiones de CO2 en su procesado.
  • Fibras compostables. Una vía reciente de investigación y creación de materiales que se degradan convirtiéndose en compost o abono.

Tintados y estampación

De poco servirá comprarte una camisa de algodón orgánico si para su tintado o estampado se han utilizado químicos tóxicos. El empleo de estos productos contamina las aguas, pone en peligro la salud de los trabajadores e irrita tu piel.

El mundo de los tejidos de colores continúa siendo un ámbito en pleno desarrollo _como casi todo en moda sostenible_. La meta todavía está lejos pero ya existen interesantes tecnologías para el tintado ecológico.

Para ponértelo fácil puedes comenzar fijándote en alguna de estas cosas:

  • Que en tu sudadera se han empleado tintes naturales frente a los sintéticos
  • Que los estampados están libres de tóxicos o son biodegradables, como en nuestras colecciones.
  • Que poseen el certificado GOTS o al menos el sello Oeko Tex.

Manufactura

Seguro que en esto no habías pensado: la manufactura de moda también ha de ser sostenible. Me refiero a ese taller donde trabajan cientos de mujeres, tijeras o máquina de coser en mano. Ellas son las encargadas de convertir un trozo de tela en la sudadera con capucha de la que hablamos.

Su trabajo ha de guiarse por criterios calidad y zero waste, además de unas determinadas condiciones laborales que enseguida te mencionaré.

Mujer cosiendo en un taller de costura

Embalaje y transporte

Todo elemento de un solo uso genera residuos y por tanto contamina. El embalaje es un buen ejemplo de ello. De ahí que diseñar un packaging reciclable o reutilizable también es clave para la moda sostenible. Esta es otra vía de innovación, creatividad y desarrollo.

Por embalaje me refiero a esa bolsa que envuelve la sudadera. También a la caja en la que llega empaquetada a tu casa.

He dicho llega a tu casa y creo que no me equivoco. Cada vez salimos menos a comprar. Compramos haciendo un clic de ratón y ¡vualá!, poco después el mensajero está en nuestra puerta. Casi parece magia pero…

Lo siento, no es magia y también contamina. El transporte es otro factor fundamental a tener en cuenta para reducir la contaminación. A mayor número de kilómetros, mayor contaminación. Una solución es la producción y comercio local frente a la deslocalización.

Condiciones laborales de los trabajadores

Solo esta debería ser razón suficiente para comprar moda sostenible y condición sine qua non para que lo sea. Por algo la moda sostenible es moda ética.

Controlar todo el proceso de diseño, fabricación, transporte y comercialización para garantizar que se cumplan los derechos laborales y un comercio justo. Me refiero a varios factores:

  • Duración de la jornada laboral
  • Salarios dignos
  • Garantías de seguridad y salubridad
  • La no explotación infantil

Dicen que si leemos en la etiqueta “Made in Bangladesh” es muy probable que la prenda se haya fabricado gracias a la explotación de otras personas. ¿Estás de acuerdo?

Fabricar en Europa desde luego asegura unas condiciones laborales que en principio no podemos garantizar en países como la India. No obstante, la solución no es cerrar todas las fábricas de Asia e India. Este hecho dejaría a millones de familias sin su único modo de vida. Pero ¿entonces?

Nosotros en Green Forest Wear creemos que la solución pasa por ser capaces de garantizar, también allí, los derechos laborales. Creemos que es posible.

Si algo caracteriza a una marca de auténtica moda sostenible es su información y transparencia. Una marca ética debe conocer todo el proceso que conlleva la producción de sus colecciones y las personas que están detrás. Desde la semilla hasta que la prenda llega a ti, e incluso cómo la usas y te desprendes de ella.

Nosotros producimos nuestra marca en la India y lo hacemos de manera sostenible. Pronto viajaremos allí para contarte de primera mano y en primera persona cómo se puede producir de manera ética en Bangladesh. Te presentaremos a #quienhizoturopa Green Forest Wear.

Certificaciones y etiquetado. ¿Nos engañan con green washing?

La moda sostenible está de moda, nunca mejor dicho.

Las grandes cadenas de moda no quieren perder esta oportunidad única y se suben al carro con nuevas líneas de ropa eco, bio, orgánicas o recicladas que en muchas ocasiones tienen poco de sostenible. Pero, ¿cómo distinguir la sostenibilidad real del green washing?

No siempre es fácil pero estas son algunas de las señales que te harán saber que una marca lo está haciendo bien:

  • Ediciones limitadas frente a producción masiva.
  • Certificados emitidos por entidades independientes como el GOTS (Global Organic Textile Standard), el sello más conocido. Aunque ojo a los certificados. En este ámbito queda mucho por legislar.  Por desgracia, no son pocas las marcas que se acogen a certificados de dudosa procedencia engañando al consumidor y desprestigiando a la moda sostenible.
  • Etiquetas con historia. Una de las apuestas de la moda sostenible es recuperar el valor de una prenda, de la moda en general. Por ello cuidan su etiquetado contándote con transparencia todo el proceso o la historia detrás de cada pieza.

Vida útil de una prenda

La moda sostenible no termina cuando te entregamos tu sudadera. El 70% del impacto ambiental se produce una vez que la prenda está en tu armario. O mejor dicho, en tu lavadora y bajo tu plancha.

De ahí que tú también seas parte implicada. Debes aprender a mantener tu prenda como el primer día pensando siempre en frenar el cambio climático. Aunque no lo creas tu pequeña acción también cuenta.

Este es uno de nuestros principales compromisos en Green Forest Wear. De ahí que con cada compra te regalemos un árbol que podrás plantar tú mismo o cedérnoslo para alguna de las reforestaciones que tenemos en marcha . ¡Apúntate!

El propósito de esta iniciativa es el de compensar la huella ecológica que produces con el mantenimiento de tu prenda, sembrando vida.

Reduce el uso de la lavadora

Recuperación de la prenda. Moda circular

Llegamos al final para volver a comenzar. De eso va la moda circular de la que tanto se habla: de remendar, de donar, de intercambiar, de reutilizar, de alquilar, de reciclar y también de modificar a través del upcycling.

Se trata de alargar la vida de tus prendas y tejidos. Se trata de ver un valioso hilo de algodón reciclado o una cómoda camisa para regalar donde tú solo ves ropa usada o retales.

En último término, cuando des por terminada la vida de una de tus prendas, tírala a un contenedor adecuado. Seguro que todavía se puede reciclar.

La sostenibilidad 100% no existe

Siento terminar con este jarro de agua fría. Efectivamente, la sostenibilidad 100% no existe. Quien te diga lo contrario te está mintiendo.

No encontrarás ninguna prenda que cumpla con todos los valores que te he ido explicando a lo largo de esta sección. Sin embargo, la moda ética no es una utopía. Es una realidad, una tendencia que ha llegado para quedarse.

Cómo de sostenible ha de ser una prenda sostenible para ser sostenible 😉

Vamos a deshacer el trabalenguas. ¿Si una prenda no cumple con todos los criterios de sostenibilidad no es slow fashion?

Afirmar algo así sería como decir que en verano no hace calor porque ha habido un par de días frescos.

Nada más lejos de la realidad. La sostenibilidad es un proceso de mejora constante. Así es y así lo afrontamos día a día en Green Forest Wear. Sabemos dónde queremos llegar y luchamos por estar cada vez más cerca del objetivo.

Nuestra sostenibilidad se basa en el compromiso con el medio ambiente y con las personas. Creemos que el cambio es posible y lo plasmamos con total transparencia a través de nuestro manifiesto con:

  • Ediciones limitadas
  • Trabajo digno y comercio justo
  • Tejidos libres de tóxicos
  • Packaging ecológico

¿Sabes cuál es la prenda más sostenible? Te propongo un reto

Deja de buscar, la prenda más sostenible es la que ya tienes. No te agobies porque en tu armario no haya prendas de algodón orgánico o unos vaqueros reciclados.

Vestir sostenible es, sobre todo, comprar de forma responsable. Reducir el consumo es la clave para que el cambio sea posible.

Si tu excusa para no vestir saludable es el precio ya puedes quitártelo de la cabeza. La ropa sostenible no es cara. Para que lo compruebes tú mismo te invito a realizar este pequeño reto durante un año:

  1. Compra menos
  2. Compra ético y ecológico
  3. Compra prendas de mayor calidad

Ahora saca la calculadora y compara tus gastos con los de años anteriores. ¿Ha crecido tu gasto en ropa y complementos?

Todas tus compras a un clic en las tiendas onlineComo sabes, en Green Forest Wear tenemos una tienda online donde encontrarás nuestros diseños de moda sostenible para hombre. Sin embargo, no queremos fomentar el consumismo. La respuesta no siempre es comprar.

Antes de hacer un clic compulsivo mira en tu armario porque quizá no te haga falta otra camisa más. Párate a pensar cada nueva compra y dale el valor que tiene. Recuerda que esa prenda te acompañará durante años y con ella vivirás momentos inolvidables.

Si después de eso tu decisión es ir a la tienda o quieres hacer un regalo especial, cuenta con nosotros. Apuesta por la moda sostenible.

No te conformes con decir que el mundo: es así y no se puede hacer nada para mejorarlo. Cada pequeña acción importa y la transformación real se producirá con la suma de todas ellas.

Como dice Brenda Chávez, periodista especializada en sostenibilidad y cultura, recuerda que consumir es un acto político con el que podemos cambiar el mundo. Tu consumo puede cambiar el mundo, toma partido.

Ahora te toca a ti. La pelota está en tu tejado. Pero antes dime, ¿cuál es para ti el criterio de sostenibilidad más importante? Si tuvieras que elegir entre el aspecto medioambiental, social o económico, ¿con cuál te quedarías?

¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *