Envíos gratis para pedidos superiores a 60€

“La ropa sostenible no es cara”

Hace ya varios años que la moda sostenible se convirtió en una alternativa real y necesaria para que tomemos conciencia y podamos evolucionar hacia una industria textil más responsable a nivel social y, sobre todo, a nivel medioambiental. Y ya que hoy en día aún existe mucha desinformación al respecto… ¡Vamos a intentar generar conciencia!

A nivel social, una marca sostenible es la que tiene en cuenta y respeta los derechos sociales de todas las personas involucradas en el proceso de producción, desde los que trabajan el cultivo de sus materias primas hasta los que la comercialicen en las tiendas.

Aún no somos del todo conscientes de que detrás de una camiseta de una marca corriente, hay gran cantidad de personas trabajando en condiciones, prácticamente, de esclavitud.

Moda SosteniblePero este no es el único requisito que hace que una marca sea sostenible. Más allá de saber dónde se producen sus prendas, debemos saber en qué grado tiene en cuenta el impacto ambiental de su proceso de producción.

En muchas ocasiones, el desconocimiento sobre el tema nos lleva a construir prejuicios y tener una visión equivocada de lo que significa e implica vestir de una forma más ética y responsable.

Ideas como que “vestir sostenible es muy caro”, “la ropa sostenible tiene menor estilo y calidad”, “las prendas sostenibles no son para la clase media” o “es complicado encontrar marcas de moda sostenibles”… Son afirmaciones que quizás fueran ciertas hace algunos años, cuando el número de marcas que se subían al carro de diseñar prendas bajo unos principios, era menor.

Sin embargo a día de hoy, aquella célebre frase de Eduardo Galeano que decía que “mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, cobra sentido gracias a la multitud de marcas que se suman a la producción de prendas hechas de forma ética y a precios muy asequibles.

Y es que, los cambios siempre empiezan porque hay una minoría que se atreve a reclamarlos, hasta que al final se convierten en movimientos masivos que acaban generando un cambio real.

Pero para aportar nuestro granito de arena, debemos empezar por nosotros mismos; vestir sostenible no es únicamente adquirir prendas que conlleven un compromiso social y ambiental, sino tomar conciencia de nuestra relación con la ropa valorando, no solo la necesidad y uso que le vamos a dar a cada prenda, sino siendo conscientes del impacto que esta tiene sobre el planeta

Un ejemplo de ello es que el 80% de la energía que consumirá esa prenda a lo largo de su vida, se lo lleva el cuidado que hacemos de ella en casa; lavado, secado, planchado, etc… Y eso sin tener en cuenta el impacto ambiental de detergentes, suavizantes y demás productos necesarios para su mantenimiento, así como lo que hagamos con ella cuando llegue su fin, porque no es lo mismo tirarla a la basura que donarla o convertirla en una prenda nueva (Upcycling, un nuevo concepto que nace de la sostenibilidad y del que os hablaremos en otra ocasión).

Al final somos nosotros con nuestros pequeños actos cotidianos los que decidimos qué tipo de sociedad queremos para el futuro.

Dicho esto… Te animamos a sumarte al cambio, a respetar a las personas, a los animales y al medio ambiente, y a contribuir en restaurar este mundo y dejar de destruirlo. Porque además, echando cálculos; vestir de manera responsable ¡ES MÁS BARATO!

¿Te unes?   #GoGreen

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies