Desvistiendo a la capa de ozono para ir a la moda

La capa de ozono para preservar la vida en la tierra

Mientras Naciones Unidas celebra el Día Mundial del Ozono con 32 años de regeneración de la atmósfera, tú y yo seguimos arrancándole capas a la atmósfera para vestirnos con ellas. Sí, como lo oyes.

Llega el final del verano y ya estás pensando en renovar tu armario para empezar bien “el curso”. Agenda nueva, mil propósitos de mejora y… <<¿Qué se lleva esta nueva temporada?>>

O quizá eres de esos que han hecho acopio de camisetas “de chiringuito” a 2 euros la unidad porque… << Me vienen fenomenal para estar por casa>>. En tu armario ya tienes un montón por estrenar que con suerte acabarán hechas trapo, pero… <<Es que por ese precio… Además, para los cristales vienen fenomenal>>.

Solo un tirón de orejas más para acabar de elevar tu estado de depresión posvacacional…

El caso de las toallas de hotel

¿Reutilizaste las toallas de hotel estas últimas vacaciones o las echabas a lavar cada día?

Te confieso que el tema toallas de hotel se ha convertido para mí casi en un dilema vital. He pagado mucho por esa estancia y quiero mis toallas frescas, limpias y planchaditas cada día. Quizá el enfoque que nos dan los hoteles para concienciarnos no está siendo el mejor. Ahí lo dejo…

Pero no todo van a ser tirones de orejas. También tengo buenas noticias. Déjame primero que te recuerde qué es eso de la capa de ozono y quiénes la destruyen.

Solo unas notas para dummies como yo.

La capa de Ozono

La capa de ozono es una franja de gas situada a unos 60 km de altura sobre el nivel del mar. Su misión principal es preservar la vida en la Tierra evitando los efectos nocivos de los rayos solares e impidiendo el cambio climático.

Digamos que es como la visera de nuestra gorra o unas buenas gafas de sol. Nos protegen de los dañinos rayos ultravioleta y evitan que se nos caliente en exceso la cabeza.

Si eres capaz de mirar un palmo más allá de tu nariz descubrirás, además, que una buena capa de ozono evita catástrofes como: el deshielo de los polos, la elevación del nivel de los océanos, la inundación de las zonas costeras o el aumento de la temperatura global.

Entonces, quién nos roba el ozono…

Los aerosoles, uno de los principales causantes del agujero de ozono

1. Buscando a los culpables del agujero negro

Durante mi pequeña investigación me ha sorprendido descubrir que el deterioro de la capa de ozono no comenzó con la industrialización sino hace tan solo un puñado de años.

Te cuento.

Los causantes del deterioro de la capa de ozono fueron un misterio durante años. Parece ser que todo comenzó por los gases expulsados por los aviones supersónicos en los años 70.

No se habló de agujero de ozono hasta 1985. Fue entonces cuando se comprobó por primera vez que capa de ozono había disminuido en un 40% provocando radiaciones ultravioleta 10 veces más potentes que antes.

Hoy en día parece probado que los principales culpables son los CFC y sus modernos sustitutos, los HCFC y HFC. Gases emitidos por aerosoles, plásticos y circuitos de climatización.

Sin embargo…

2. Los pulmones del planeta. #YoTambiénMePlanto

No podemos olvidar que la industrialización sí es uno de los principales responsables del calentamiento global.

La creciente industria que comenzó a desarrollarse a finales del S.XIX ha desequilibrado la composición de la atmósfera con un exceso de CO2 —uno de los principales gases de efecto invernadero—. Los grandes pulmones de la Tierra son cada vez más pequeños. No tienen la fuerza suficiente para compensar de nuevo la balanza.

Hablamos de las masas forestales y hablamos de la fotosíntesis de las plantas. Ellas son las que fijan el dióxido de carbono (CO2) y reequilibran el sistema.

Después de lo que te he contado la solución está bastante clara, —al menos una de ellas—: la reforestación.

En Green Forest lo hemos tenido claro desde el comienzo. No solo ponemos todos los medios a nuestro alcance para ser cada vez más sostenibles. Además, tratamos de dejar una huella positiva. Por eso te regalamos un árbol con cada prenda y organizamos reforestaciones de forma periódica.

Únete al #YoTambiénMePlanto. ¿Te apuntas?

Después de todo esto quizá te estés preguntando: <<¿Qué tiene que ver la moda en todo esto?>>
Te doy algunos datos…

3. La moda contra la capa de ozono

Según confirma el informe Measuring Fashion 2018, la industria convencional de la moda es responsable del 8% de las emisiones de efecto invernadero. Su impacto sobre el cambio climático ha crecido un 35% entre 2005 y 2016. Si todo sigue como hasta ahora se incrementará hasta un 49% en 2030.

El punto más negro del proceso de producción textil es el tintado y acabado de las telas. Le siguen de cerca la producción del hilo y del tejido. De ahí la importancia de apostar por una moda sustentable.

Estas son las claves para solucionar el problema:

  • Maximizar la eficiencia energética
  • Digitalizar los procesos de producción
  • Emplear materias primas sostenibles

Tienes un buen resumen de las conclusiones en este artículo de modaes.

Como ves las cifras son espeluznantes. La industria de la moda es la segunda más contaminante, solo por detrás de la petrolera. Es imprescindible que las marcas tomemos cartas en el asunto.

Para nosotros era evidente, teníamos que construir nuestra marca Green Forest Wear sobre una base sólida. Los cimientos no podían ser otros que la ecología y la ética.

La buena noticia. 2060, una fecha clave

Estábamos de celebración y no he hecho más que darte malas noticias.
Ahora sí. Hablemos de las buenas.

Hoy, Día Mundial del Ozono, se cumplen 32 años de recuperación de la capa de ozono gracias a la cooperación internacional. El cumplimiento del Protocolo de Montreal ha permitido eliminar el 99 % de los agentes químicos contaminantes.

Queda mucho por hacer, y la industria de la moda rápida no lo está poniendo nada fácil. A pesar de ello la capa de ozono se está recuperando. Los estudios indican que si seguimos trabajando en la dirección adecuada lograremos su total recuperación en el año 2060. Esto sí es una buena noticia.

Vístete para arropar al cielo

Ya te he contado la gran noticia. Ahora te toca a ti.

No te conformes con poner una alarma en tu calendario y esperar a que llegue la fecha clave: año 2060. La solución no está solo en los tratados aprobados por las Naciones Unidas o en los acuerdos gubernamentales. Parece que esas grandes cumbres no tuvieran nada que ver con nosotros, pero…

Nada de eso.

El 70% del impacto ambiental de la moda se produce una vez está en tus manos. Se genera con el mantenimiento que haces de tus prendas: lavado, planchado, etc.

Pero no te preocupes. En el próximo artículo te daremos consejos sencillos y eficaces para mantener tus prendas como nuevas conservando el medio ambiente.

¡No te lo pierdas y déjanos todas tus dudas en los comentarios!

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *