ESTA NAVIDAD REGALA VIDA

Compra responsable

Llega el frío, llega el invierno… Y con él llegan las luces, las compras, las comidas y cenas de amigos, de familia y de empresa, los villancicos, la lotería, los Reyes Magos. Llega la Navidad con su verdadero espíritu; el consumismo. Pero tu consumo… ¿Es responsable?

Para la mayoría de la gente, la Navidad es la época más esperada del año. Jornadas de ilusión, de volver con los tuyos, de alegría, de celebraciones, de regalos… Pero día a día nos acompaña un bombardeo de anuncios que se aprovechan de nuestros sentimientos para redirigirnos hacia el consumo.

Entonces, la celebración de estas fechas muchas veces desemboca en un consumismo que no nos supone ningún sentimiento de satisfacción que dure más allá de los minutos posteriores a recibir tantos regalos.

Compra responsablePero es que, precisamente en estas fechas, es inevitable querer sorprender a los tuyos y que te invada esa sensación de felicidad al ver sus rostros sonrientes. Por lo que, ya que el consumo es inevitable, hagámoslo con conciencia para que estas fechas no tengan un impacto tan negativo en la sociedad y en el medio ambiente.

La recolecta de musgo o la tala de pinos, abetos, acebos y el resto de tradiciones navideñas de este tipo, que matan directamente nuestra naturaleza, hoy las vamos a dejar de lado (sin restarles importancia) porque sino no acabaríamos nunca.

Hoy nos centramos en el consumo y para esta Navidad solo tenemos un deseo; que este año consumas de manera responsable y que regales sostenibilidad… ¡Que regales vida!

“¿Qué le regalo?” No. Mejor “¿qué necesita?”. Lo más importante a tener en cuenta para que un regalo sea sostenible, es que la persona receptora lo necesite realmente y le vaya a dar uso por un largo tiempo.

El regalo por excelencia para todas las edades es la ropa. Todos “necesitamos” ropa. Y aunque es muy fácil tirar de grandes marcas, ir a centros comerciales o apostar por la comodidad de Amazon, a nuestro alcance existen multitud de posibilidades para participar en un comercio justo y profesar un consumo responsable, combinando la estética con la ética.

La industria de la moda es de las más contaminantes del planeta. Por eso, en los últimos tiempos han nacido muchas marcas independientes que llegan para plantarle cara al sector y a sus nocivas prácticas fabricando ropa orgánica a partir de materiales respetuosos con nuestro entorno y sin emplear mano de obra barata de países en vías de desarrollo.

Compra sosteniblePero a parte de hacer eco-compras, no estaría demás tener en cuenta otros aspectos para contribuir en unas navidades sostenibles. Por ejemplo, un empaquetado sostenible. Reusar envoltorios de otros regalos o utilizar cajas y cestas que tengamos en casa sin darles uso, es otra manera de no sumarse a la destrucción del planeta.

Y es que, los regalos también pueden ser una oportunidad para ilusionarse con un mundo mejor, porque “dime que regalas y te diré quien eres y en qué mundo quieres vivir”.

Así pues, no dejemos que el consumismo cale en nuestra sociedad sin dejarnos echar la vista atrás para ver que, no hace tanto tiempo, éramos felices celebrando estas fechas de otro modo.

Si no empezamos a ser conscientes con todo esto, dentro de no muchos años, en Navidad ya no tendremos ni frío.

Así que este año solo nos queda una alternativa; ser responsables.

¡Por unas felices y verdes navidades!

#GoGreen

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *